En la antigüedad…

la alquimia ya hablaba de ello. Cuando en forma de metáforas contaban los pasos de la transformación del ser humano, para alcanzar una conciencia pura. El descender a las profundidades de cada uno de nosotros, ver nuestra propia sombra, para encontrarnos con aquello que realmente somos: nuestra verdadera esencia.

El mago Merlín, según cuentan algunas historias, solía acercarse a la montaña de Montserrat, donde preparaba a los Caballeros para librar la gran batalla, la batalla con uno mismo.

Presencia es un cuento que refleja una pizca de ese proceso…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Anuncios